Los ataques de Estado Islámico

Tras el último atentado de ISIS en Manchester (Reino Unido), no cabe preguntarse si Estado Islámico volverá o no a realizar actos de terror en Europa, sino cuándo y dónde será el próximo.

Hasta ahora, Francia, Reino Unido, Bélgica y Alemania han sufrido los impactos de las acciones de presuntos lobos solitarios, que posteriormente se ha demostrado respondían a grupos preparados y dirigidos desde el exterior. Nos encontramos en la celebración del tercer aniversario de la creación del ISIS y, más en concreto, en el de la toma de Mosul que se realizó el 9 de junio de 2014. Después de tres meses de ofensiva, las fuerzas iraquíes con apoyo de Francia, EEUU, Reino Unido y Alemania no han conseguido recuperar la gran ciudad del Califato, a pesar del gran número de víctimas que está ocasionando la campaña.

En este momento conviene recordar cuáles son los objetivos que se plantea Estado Islámico desde su nacimiento:

–Creación de un Estado Islámico de origen sunita.

–Seguir apoderándose de territorios hasta conquistar todo el planeta.

–Llenar el mundo con la justicia y la verdad del Islam.

Estos objetivos colocan al ISIS en situación de guerra global, desestabilizando a los países enemigos de occidente. Colocar en estado de alerta máxima a los países occidentales, instalando el miedo en sus poblaciones, mediante la realización de actos terroristas que cumplen varios objetivos al mismo tiempo. Consiguen que los gobiernos dediquen muchos recursos a la seguridad interna, introducen el debate sobre los recortes de libertades civiles a favor de la seguridad. Al mismo tiempo, obtienen una propaganda excelente para la captación de nuevos combatientes en Europa a la vez que elevan la moral de sus tropas en los territorios ocupados.

Hasta el momento hay que decir que las acciones terroristas del ISIS en Europa pueden considerarse como leves. Han abordado los llamados «objetivos fáciles», aquellos que no tienen vigilancia específica y que pueden ser realizados por una o dos personas haciendo prácticamente imposible la prevención del acto. El daño causado es suficiente para mantener en jaque constante a los gobiernos occidentales.

Artículo completo publicado originalmente en Diario Córdoba por nuestro director Francisco Pineda Zamorano*.

* Experto en Relaciones Internacionales y Cooperación al Desarrollo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *