Fortalecemos las capacidades productivas de las mujeres en El Salvador

Mejoradas las capacidades de desarrollo socio productivo de las mujeres asociadas a AMSATI en los departamentos de Sonsonate, Santa Ana y Ahuachapán, El Salvador.

AMSATI es una organización que trabaja por el desarrollo integral de las mujeres, con énfasis en mujeres del ámbito rural, esta preferencia se debe a que históricamente han tenido menos oportunidades por ser mujeres y por vivir en las zonas rurales.

 

El proyecto contó con los siguientes resultados R1. Desarrolladas capacidades organizativas y administrativas para la gestión eficiente de negocios colectivos en 5 comités de mujeres afiliados a AMSATI de R. L. y el segundo estuvo orientado a R2. Mejoradas capacidades productivas de 24 familias integradas en 2 comités (Comité Mujeres de Fe y Comité La Candelareña), a través del equipamiento e insumos que permita el aumento de sus ingresos. Con esto se promovió el empoderamiento de mujeres rurales organizadas en 5 comités, de mujeres asociadas a AMSATI en la zona occidental del país.

 

En las acciones se estableció el desarrollo de un proceso formativo desde el enfoque de educación popular que beneficiaría a 60 familias lideradas por mujeres que integran 5 comités que se ajusta a sus características e intereses del proyecto, apoyando al desarrollo y fortalecimiento de capacidades, que promueve los derechos sociales, económicos y políticos, (participación política, incidencia, la visión empresarial de la mujer rural, el trabajo en equipo, identificación de mercados, monitoreo del mercado).

 

Así mismo se fortalecieron las capacidades para la organización y gestión colectiva de sus negocios, el reconocimiento de sus derechos y como sujetas de derechos; brindando herramientas para el establecimiento de alianzas locales que mejoren los procesos productivos y contribuyan al desarrollo individual, familiar, grupal y comunitario.

 

A la vez se dejó competencias instaladas en 2 comités de mujeres para aumentar su producción y sus ingresos económicos, (2 granjas de pollos de engorde) en los Comités de La Candelareña y Mujeres de Fe, aumentandoen un 30% sus ingresos colectivos, para ello se destinaron fondos para construcción de instalación para la producción avícola de 2 microempresas, compra y abastecimiento de insumos agrícolas, materia prima de calidad, herramientas y equipo.

Así mismo se fortaleció el compromiso de los colectivos productivos con relación al medioambiente, ya que se les demostró la forma de generar abono bocashi partiendo de los desperdicios de las granjas, lo cual de igual manera contribuye a mejorar la calidad de vida ya que lo utilizaran para mejorar sus cultivos los cuales en su mayoría son para consumo familiar.

Cada colectivo productivo contará con la experiencia de construir su plan estratégico y el plan de negocios, que les facilitará los procesos de gestión a entidades con presencia en el territorio y que apoyan el trabajo de los grupos organizados de mujeres dentro de las comunidades rurales, como una parte importante para el sostenimiento de las iniciativas productivas.

 

Tomando en cuenta esta lógica de planificación se ha dividido el proyecto en fases:

 

  1. El inicio del proyecto se orientó a reforzar las capacidades para el reconocimiento de sus derechos, el autoestima y herramientas para la incidencia política; con el fin de facilitar el ejercicio de su ciudadanía, todos los colectivos viéndose como eje transversal.
  2. Formación empresarial y técnica, además de la instalación de las iniciativas productivas para una administración que pueda generar excedentes; dotándole de instalaciones, insumos y materiales que contribuyan a fortalecer su accionar organizativo y productivo. Ampliando las actividades al procesamiento de abono orgánico (bocashi) ya que cuentan con los desechos de la granja y ellas que cultivan para el sustento familiar. Además del fortalecimiento administrativo, con herramientas útiles para el análisis y toma de decisiones, con la construcción del plan de negocios y los libros de control de producción y de ventas.
  3. Y la vinculación con las instituciones y actores locales, con el propósito de establecer una red local de entes estratégicos para el apoyo al cumplimiento de sus planes estratégicos y ser representativas en el municipio con el fin de incidir en las decisiones locales.

 

Como ejes transversales se consideraron: el enfoque de género, economía solidaria, consolidación de la práctica de los principios cooperativos y gestión transparente de los procesos tanto organizativos como productivos.

 

Concluyendo, las acciones contribuyeron al desarrollo y empoderamiento de las mujeres tanto en lo individual como en lo colectivo, a contar con ingresos económicos que le apoya al bienestar de ellas y sus familias, a verse con sororidad, y a ser referentes de las mujeres organizadas en sus comunidades contando con el reconocimiento de las municipalidades y otras instancias a nivel local.

 

País: El Salvador, en los departamentos de Sonsonate, Santa Ana y Ahuachapán.

Financiador: Ayuntamiento de Málaga.

Socio local: Asociación aprogpecuaria Mujeres produciendo en la Tierra (AMSATI DE R.L.).

Fecha de ejecución: del 1 de noviembre de 2017 al 30 de junio de 2018.

Sector: Cooperación al desarrollo, equidad de género y capacitación de oportunidades.

 

Compartir