TRAS EL TERREMOTO DE ECUADOR

TRAS EL TERREMOTO DE ECUADOR

 

Un sismo de magnitud 7,8 grados se registró a las 18.58 (hora local) del sábado 16 de abril. Se trata del terremoto más fuerte en el país desde 1979. Según el Instituto Geofísico, se han registrado seis réplicas de más de 6 grados de magnitud. El epicentro se situó entre las localidades de Cojimíes y Pedernales, en la zona norte de la provincia de Manabí, donde están las comunidades más afectadas. El sismo, relacionado con el constante movimiento entre las capas de Nazca y la Placa del Pacífico, afectó principalmente a toda la zona costera, entre la que se encuentran las provincias de Manabí y Esmeraldas, alcanzando también a otras provincias de la costa ecuatoriana como Guayas, Santa Elena, Los Ríos, Santo Domingo o El Oro, además de varias provincias de la Sierra Norte, Central y Sur. El terremoto y las fuertes y numerosas réplicas registradas posteriormente, han causado, según las últimas cifras oficiales, 660 personas fallecidas y 33.757 personas albergadas . Se reportan aún 23 personas desaparecidas y cerca de 7.000 edificaciones destruidas. Se ha prestado atención sanitaria a 51.376 personas (4.605 atenciones a heridos/as en las primeras 72 horas de la emergencia) y se han rescatado a 113 personas con vida. Hay 560 escuelas afectadas de las cuales 166 tienen un grado de afectación medio y grave. De acuerdo a la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de Naciones Unidas, 350.000 personas están en situación de necesidad, de entre 750.000 afectadas . Producto del sismo el gobierno determinó declarar estado de emergencia y alerta roja en las seis provincias más afectadas: Esmeraldas, Manabí, Los Ríos, Santa Elena, Guayas y Santo Domingo de los Tsáchilas.

Posteriormente, el 26 de abril, dispone la creación del Comité de Reconstrucción y Reactivación Productiva del Empleo en las zonas azotadas por el terremoto. El objetivo de este organismo es la aplicación de políticas, proyectos y programas para en el corto plazo reactivar la economía, el comercio y la reconstrucción de las principales localidades afectadas. El impacto del seísmo, el más devastador de las últimas siete décadas, abre nuevas grietas a una economía frágil, debilitada por la crisis petrolera que arrastra el país desde hace unos años y que influye en que el gobierno carezca de los fondos necesarios para afrontar la reconstrucción.

El Gobierno de Ecuador, los servicios locales de emergencia y otras organizaciones están trabajando coordinadamente para proporcionar a las personas afectadas alimentos, agua potable, refugio, asistencia médica de emergencia y otros servicios básicos, incluyendo la restauración de la electricidad y de la red de agua. Las operaciones por el terremoto, que entraron en su cuarta semana, se concentran en la distribución de ayuda humanitaria, la provisión de agua potable, la asistencia médica, la distribución de materiales para albergue temporal, y la asistencia alimentaria. Las evaluaciones de daños y necesidades continúan, así como la retirada y eliminación de los escombros.

Paz y Desarrollo lleva 25 años trabajando en Ecuador con asociaciones de mujeres, de campesinas y campesinos e instituciones públicas ecuatorianas en favor del desarrollo y la igualdad. Integrantes de nuestro equipo se han desplazado a las zonas afectadas para valorar los daños y ofrecer nuestro apoyo allí donde se nos solicite, entendiendo que en estos momentos la respuesta es vital.

¿Qué estamos haciendo?

 

La intervención de Paz y Desarrollo se está centrando en las áreas afectadas donde tienen presencia nuestras organizaciones aliadas en el país:

▪ Parroquias rurales del Cantón Portoviejo, en la Provincia de Manabí

▪ Parroquias rurales del Cantón Muisne, en la provincia de Esmeraldas: también en alianza con la AMJUPRE, las lideresas de las asociaciones de mujeres concheras y el Gobierno Autónomo Descentralizado provincial, estamos realizando un diagnóstico de daños y necesidades. Nuestra estrategia de intervención para esta emergencia apuesta por dos líneas de acción:

1.- Medios de vida y seguridad alimentaria: se busca la reactivación temprana de las actividades generadoras de ingresos, principalmente agricultura y pequeño comercio, para que las mujeres y familias rurales retomen sus actividades cotidianas y reanimen su economía luego de haberse sumergirse en la crisis.

2.- Reconstrucción post-emergencia: mediante la identificación e implementación de un plan para la reconstrucción de casas e implementación de letrinas aboneras, filtros de arena para purificar el agua y sistemas de compostaje de desechos orgánicos, según el levantamiento de información que estamos realizando. Desde Paz y Desarrollo, como organización internacional que trabaja por los derechos de las mujeres y la igualdad de género, impulsamos una gestión más integral al terremoto de Ecuador a través del reconocimiento de la importancia del papel de las mujeres en la emergencia y de su protección. Y especialmente, de las mujeres rurales, por las vulnerabilidades específicas que enfrentan. Por eso apostamos en todas las intervenciones por acciones orientadas a favorecer el derecho de las mujeres rurales a liderar y participar equitativamente en los procesos de respuesta inmediata, mitigación y reconstrucción y a que sus necesidades específicas sean tenidas en cuenta en los planes que se están creando, a través del fortalecimiento de su autoestima y empoderamiento. Actualmente nos encontramos en la elaboración de propuestas para apoyar las estrategias identificadas. Para ello estamos haciendo un diagnóstico detallado de la zona que nos permita determinar las infraestructuras afectadas, el grado de afectación, el número de familias y otros datos adicionales que requerimos para el diseño de la propuesta. Paralelamente nos encontramos identificando posibles fondos de financiación y organizaciones aliadas que nos permitan implementar el plan de reconstrucción del territorio y reactivación económica. En este sentido, además coordinarnos con organismos públicos (fundamentalmente la Secretaría de Gestión de Riesgos y los Gobiernos Autónomos Descentralizados provinciales, cantonales y parroquiales), estamos trabajando en conjunto con organizaciones de la sociedad civil con experiencia en las áreas de intervención identificadas.

Llamamiento de emergencia Con el fin de apoyar nuestra respuesta a la población afectada por el terremoto, desde Paz y Desarrollo hemos habilitado una cuenta bancaria para recaudar fondos que destinar a las necesidades urgentes de la población. Se puede colaborar a través de la siguiente cuenta: ES07 2100 1887 7102 0003 0015 (La Caixa)